EL dialogo interior, voz critica o guía

Dialogo Interior

Dialogo Interior: Voz Guía o Critica

Componentes de la autoestima:

  • El autoconcepto
  • Las creencias

Cuanto más conocimiento tengamos de nosotros mismos, más posibilidades tendremos de descubrir nuestro valor como personas.

El autoconcepto

A partir de nuestro autoconocimiento, nos creamos una idea de nosotros mismos (auto concepto), definiendo nuestras características físicas, afectivas, sociales, intelectuales, etc. Nuestro auto concepto, no deja de ser una percepción de la realidad y no la realidad en sí misma. Por este motivo, en la medida en la que dicha percepción englobe más o menos aspectos positivos y cualidades de mi persona y mi vida, más fácil será que tenga una autoestima positiva, aunque no siempre es así.

Hay personas que reconocen que tienen muchas cualidades: se consideran inteligentes, responsables, respetuosas, perseverantes…. Sin embargo, no se sienten reconocidas por su entorno, lo cual les lleva a sentirse inseguras a la hora de expresar sus opiniones. De la misma manera, hay personas que tienen un auto concepto más débil y sin embargo, su autoestima es más positiva, porque se aceptan tal y como son y se sienten reconocidas por su entorno.

Las creencias

Uno de esos factores influyentes son las creencias. Podríamos definir las creencias como juicios hondamente arraigados, fruto de mensajes que nos han transmitido desde que éramos niños o de experiencias muy intensas que hemos vivido en un momento determinado, y a partir de las cuales, hemos sacado unas conclusiones y hemos generalizado, extrapolando dichas conclusiones a cualquier situación similar que pueda producirse en nuestra vida. Cuando dichos juicios, se refieren a nuestra persona, a nuestras capacidades, potencial, cualidades, defectos, etc., estos afectan directamente a nuestra autoestima.

En definitiva, el auto concepto y la autoestima están estrechamente vinculados y se afectan mutuamente. Un buen auto concepto es un punto de partida para desarrollar una autoestima positiva, si bien es cierto que hay otros factores que impactan en nuestra autoestima.

Por ejemplo, si de pequeños, cada vez que nos equivocamos, escuchamos a nuestros padres frases como: “¿eres tonto o qué?” “qué torpe eres”, “¡quieres prestar atención!”… En este caso, cada vez que cometamos un error, lo sentiremos como un fracaso, y lo que es peor, nos sentiremos “tontos” o “torpes”, reforzándose en lo más profundo de nosotros esas creencias que dañan nuestro auto concepto y autoestima, al tomarlas como verdades absolutas e irremediables. Este tipo de creencias se denominan creencias limitantes, porque nos inhiben de afrontar retos y/o nos generan una sensación de inseguridad, de miedo, que, como vimos en el tema 1, repercute negativamente en nuestro rendimiento y en los resultados que obtenemos.

Pensamientos, creencias, interpretaciones Sigue leyendo