Pensar rápido pensar despacio

Nuestro cerebro está dispuesto de dos sistemas para funcionar. Uno de ellos muy rápido y que nos supone poco esfuerzo usarlo, con el cual estamos funcionamos más de un 75% del tiempo. A este cerebro lo llamaremos Sistema 1. Es nuestra parte del cerebro más inconsciente.

Otro en cambio es el que nos permite resolver problemas complejos, realizar cálculos, medir distancias, reflexionar, tomar perspectiva… esté es el Sistema 2, nuestra parte del cerebro más consciente que domina el razonamiento.

El sistema 2 estamos acostumbrados a usarlo para concentrarnos en los trabajos que requieren atención.

El problema de este es que nos supone un esfuerzo usarlo e inconscientemente no lo usamos a menudo para resolver los problemas que se nos platean en la vida, dejando muchas veces reaccionar con el sistema 1, dejando que este tome el control y las decisiones por nosotros.

Un problema añadido, como repetiré mucho en este libro, es que somos olvidadizos, mejor dicho, nuestro cerebro es traicionero y olvidadizo, no lo hace a posta, él cree que te ayuda y como mecanismo heredado de supervivencia es su forma fácil de estar bien. Con esto, ten en cuenta, que si hacemos el esfuerzo de utilizar nuestro sistema 2, para resolver algún conflicto, disyuntiva o problema, corremos el riesgo de volver a caer en la misma piedra, porque con el tiempo se nos olvidara si entramos de nuevo en la comodidad. Un buen mecanismo para que el cerebro no nos sabotee, es apuntar en una agenda, pequeñas notas personales, cargadas de un gran significado para que nos puedan volver a enfocar con rapidez.

Escribirlas te ayudara a interiorizarlas y releerlas te ayudara a comprobar que no repites las mismas cosas.

Usar el sistema 2

Usar el sistema 2 de nuestro cerebro, nos permite ser más prácticos y eficientes a la hora de enfrentarse a la toma de decisiones. Solo al reflexionar y trabajar basándonos en la evidencia, sin hacer juicios de valor o dejar que los miedos nos incapaciten, podemos intentar percibir nuestras emociones, que ocurre con ellas, de donde vienen, porque las sientes y que significado tienen. Observar lo que vives sin temor y pensar como si de otra persona se tratara, a la que le quisieras ayudar a tomar ciertas decisiones.

 

De esta manera, al haber estudiado la situación, haber tenido tiempo para no dejar que los pensamientos fueran manipulados por malas emociones, dejando libre de culpa a todos e intentando simplemente observar, tomar decisiones y avanzar con ellas con la mayor confianza posible, para que los mismos pensamientos no estén invadiéndonos continuamente.

 

El equilibro es la clave, la misma belleza de las cosas. No seas puramente emocional, no seas puramente racional para querer tomar decisiones.

Escucha a tu corazón para saber que es lo que quieres, no tengas miedo a lo que pida. Es muy estúpido pensar en que a esa chica o chico no podre tenerlo porque es mucho para mí, o para ese trabajo no estoy tan bien calificado… Claro que puede ser que no estés cualificado, pero si crees que podrías y además te gustaría, lánzate a por ello, para que no seas ti mismo el que impida que lo consigas.

Tenemos la vida que escogemos dentro del bazar de posibilidades de nuestro propio universo.

Párate y Piensa:

Normalmente si no hay nada que nos haga parar, es decir un suceso que nos cueste entender y por lo tanto que nos cause conflicto de algún tipo, frustración, incomodidad, sufrimiento, soledad… Si esto no sucede, lo normal es que nos gobierne lo que llamamos el Sistema 1. Un sistema de resolución casi automático de nuestro cerebro.

Un sistema automático de conducta causa efecto, donde poco interviene nuestra verdad de lo que queremos hacer en nuestra vida.

En estos momentos es donde debemos identificar que tenemos que hacer uso de nuestra atención, la consciencia y la acción.

Usando el sistema 2, para entender lo que nos sucede en relación con ese suceso, conflicto, sin una manipulación sentimental, podremos saber que decisión queremos tomar, para solucionarlo o no solucionarlo, y sobre todo estar en paz con nuestra decisión, aceptar y mantener coherencia con lo que sentimos, pensamos y hacemos.

 

La atención, la consciencia y la acción.

Definición de atención: Aplicación voluntaria de la actividad mental o de los sentidos a un determinado estímulo u objeto mental o sensible.

La atención nos sirve para poder concentrarse en algo en concreto y poder observarlo.

Para mantener la atención voluntaria en situaciones que nos interesan, pero que también nos fatigan, con frecuencia hay que recurrir a la “fuerza de voluntad”

La atención no es solamente la capacidad mental para captar la mirada en uno o varios aspectos de la realidad y prescindir de los restantes, es el tomar posesión por parte de la mente, de forma clara y vívida, de uno entre los que parecen simultáneamente varios posibles objetos de pensamiento. Su esencia está constituida por focalización, concentración y conciencia. ‘Atención’ significa dejar ciertas cosas para tratar efectivamente otra.

Si no estuviésemos bien atentos nuestra mente se hallaría sumergida en un vasto mar de estímulos, nuestros sentidos se desbordarían de información que no podría ser procesada, es por ello que necesitamos de un mecanismo que controle dicho procesamiento estructurando la actividad humana.

Características de la atención
  • Amplitud: Esta característica hace referencia a la cantidad de información a la que podemos atender al mismo tiempo y al número de tareas que podemos realizar simultáneamente.
  • Intensidad: Es innegable que todos sentimos alguna vez la sensación de estar más o menos atentos, a esto se le denomina intensidad de la atención o tono atencional. Puede definirse entonces como la cantidad de atención que le prestamos a un objeto o tarea y está directamente relacionada con el nivel de vigilia y alerta de un individuo. Pueden producirse variaciones en la intensidad denominadas como fluctuaciones de la atención al descenso de la intensidad de la atención se le denomina “lapsus de atención”. Los cambios de atención pueden ser cortos y transitorios denominándose “cambios físicos”, cuando son largos y relativamente permanentes se denominan cambios tónicos.
  • Oscilamiento o desplazamiento de la atención: La atención cambia y oscila continuamente, ya sea porque procesamos dos o más fuentes de información (estímulos atendidos) o bien porque nos encontramos realizando dos tareas y la atención se va dirigiendo alternativamente de una a otra (shifting). El tiempo de las oscilaciones de la atención puede ser variable.
  • Control: Supone dirigir la atención y poner en marcha sus mecanismos de funcionamiento en función de las demandas del ambiente y de la tarea que vamos a realizar, hablamos en este caso de atención controlada. La atención controlada a diferencia de la no controlada requiere un esfuerzo por parte del sujeto para mantenerla. Muchos autores afirman que es esta, la característica más importante de la atención.
Determinantes externos

Son los que proceden del medio y posibilitan que el individuo mantenga la atención hacia los estímulos que se le proponen, es decir, depende del medio ambiente.

  • Potencia del estímulo. Es evidente que un sonido de gran intensidad es capaz de atraer nuestra atención. Lo mismo sucede con los colores intensos con respecto a los tonos más suaves.
  • Cambio. Siempre que se presenta un cambio que modifica nuestro campo de percepción, nuestra mente es atrapada por los estímulos que modifican la situación de estabilidad.
  • Tamaño. La publicidad emplea con gran eficacia este principio. Sin embargo, se ha logrado descubrir que el tamaño posee menos atractivo que el cambio o que la potencia del estímulo.
  • Repetición. Un estímulo débil, pero que se repite constantemente, puede llegar a tener un impacto de gran fuerza en la atención. Es muy utilizado en anuncios comerciales.
  • Movimiento.
  • Contraste. Cuando un estímulo contrasta con los que le rodean, llama más la atención. Puede haber dos situaciones: El contraste por aparición, en la que el estímulo contrasta porque no estaba presente hasta ese momento, y el contraste por extinción, donde el contraste lo provoca el hecho de darse cuenta de que ya no está.
  • Organización estructural. Los estímulos que se presentan deben estar organizados y jerarquizados, de manera que posibiliten recibir correctamente la información.
Determinantes internos

Los determinantes internos o propios de la persona, son los que dependen del individuo, y condicionan aún más, no solo la capacidad y desarrollo de la atención, sino también su rendimiento.

  • Emoción. Los estímulos que provocan emociones de mayor intensidad tienden a atraer la atención del sujeto que los percibe.
  • Estado orgánico o estadiorgánico. Este factor se relaciona con las pulsiones que experimenta el individuo al momento de recibir la estimulación. Por ejemplo, si una persona se encuentra sedienta, es seguro que le atraerán más intensamente los estímulos relacionados con la satisfacción de su necesidad)
  • Intereses. Esto se refiere a aquello que atrae la atención en función de los intereses que se tengan.

Por ejemplo, un aficionado al alpinismo se sentirá fuertemente atraído por una vista de montañas nevadas, mientras que un biólogo será atrapado por la imagen de una especie en peligro de extinción.

  • Sugestión social. Puede llegar a atraer la atención de otras personas por invitación, que es más que por simple imitación.
  • Curso del pensamiento. Independientemente de las pulsiones o de los intereses del individuo, si el curso de su pensamiento se encuentra siguiendo ciertas ideas y un estímulo relacionado se le presenta en ese momento, este último captará su atención en forma inmediata.
Como no usar la meditación

Una manera de potenciar la atención es a través de la meditación, entrenando la cualidad de permanecer en el presente, no dejarse llevar por cosas del pasado o futuro. La meditación puede ayudarte a conseguir un estado de ecuanimidad muy pleno, pero no cometas el error de descuidar tu vida simplemente por buscar la ecuanimidad, no puedes eludirte de la responsabilidad de crear un entorno y vida saludable paras ti.

” Puedes meditar para meterte un palo por el culo, pero lo mejor que puedes hacer es no meterte el palo por el culo y luego ya meditar por gusto y por mejorar tu capacidad de concentración. “

La solución de tapar los problemas a través de la meditación, es una solución muy poco practica, porque estos estarán siempre sacándote de tu presente cada vez que se produzcan. Resuelve tus asuntos pendientes, no los procrastines, no funciona y solo son soluciones a corto plazo que te estarán incomodando, haciendo perder tu tiempo, e ilusión cada vez que se repiten.

” No uses como analgésico la meditación para curarte momentáneamente situaciones, si hay cosas que no te vienen bien, observa por que y decide realmente si las quieres mantener o no. “

La practica de la atención

La atención y la observación con detenimiento, es el primer paso en el camino de la comprensión de tu realidad y de la posterior solución a tus conflictos.

Este mismo principio de observación se aplica en infinitos campos de estudio para hallar conclusiones que nos orientan a conseguir buenas conclusiones. Podemos encontrarlos por ejemplo en:

  • La ciencia para investigar un suceso, se necesita refutar una teoría con el *método científico.
  • Meditación, la practica de la meditación anapanasati, por ejemplo en meditación vipassana, ejercita la atención concentrando esta, solo en la respiración. La practica y mejoran hace que una vez que manejas esa concentración libre de pensamientos, la atención pasa a ir recorriendo el cuerpo, haciendo una toma una conciencia corporal de cómo este traduce los pensamientos y estados de la mente.
  • Boxeo, el luchador inteligente observa durante un tiempo a su contrincante, incluso puede estudiarlo sometiéndolo a pruebas para ver su reacción…
  • Futbol con las estrategias previstas para cada equipo, según su juego.
  • Póker…

La observación nos ayuda a trazar una estrategia, una organización para conseguir nuestras metas u objetivos.

Esto es lo que llamo, hacer las cosas de manera inteligente. Se juega a las cartas de manera inteligente, se intenta trabajar de manera inteligente, cocinar de manera inteligente, preparar un presentación o trabajo de manera inteligente… Vivir de la misma manera nos ayudara a equivocarnos algo menos.

Como potenciar la Atención

La atención, es una cualidad de nuestra mente.

En cualquier actividad que requiera concentración se puede practicar.

Seguro que hay muchos momentos que la usas y la ejercitas, esos momentos cuando pedimos a los demás silencio, buscando una calma de estímulos externos que nos ayude a enfocar nuestra mente.

Identifícate con alguno de esos escenarios: Cálculos matemáticos, tocar un instrumento, pintar, esculpir, operaciones, reparaciones, cocinar, escalada, juegos de mesa, videojuegos, cartas…

Todas estas practicas consiguen ejercitar nuestra atención.

Además te estas tareas donde practicamos la atención de manera secundaria, hay practicas que van directamente a practicar la atención como objetivo principal.

Estos son algunos ejemplos de practicas de atención:

  • Ejercicios de concentración “brain training”.
  • Meditaciones.
  • Mindfulness.
  • Yoga.
Este principio es universal.

Para solucionar algo, primero debemos prestarlo atención, es el párate del “Párate y piensa”. Observarlo y observarnos a nosotros mismos, sin hacer juicios, sino simplemente observarlo para intentar ver más haya de nuestras emociones y sentimientos. Estudiarlo de una manera asertiva para sacar conclusiones honestas y sinceras.

Usando los mecanismos de nuestro cerebro podemos plantear distintas posibles soluciones, escenarios basados en la observación y asumir un paso a la acción.

Frases motivacionales:

“Cuando mueras si pudieras observar tu vida, ¿pensarías que te hubiese gustado vivir otras cosas, de otra manera? No esperes a morir, antes de la muerte hay vida, esa es la verdad.”

“Quien no arriesga no gana nunca. Mi padre me lo explico una vez estudiando la carrera, hacía ingeniería y dándolo todo muchas veces suspendía. El me pregunto si sabía quien no suspendía, no comprendía y le dije que no. El me contesto que el que no suspendía era el que no estaba estudiando, el que estaba en su sofá o en un trabajo donde posiblemente no le gustara, el que no había arriesgado, ese tampoco ganaría.”

“Siempre cuando nos arriesgamos tenemos más que ganar, que perder en la disyuntiva.”

“Si te lo estas planteando es por que quieres hacerlo, pero hay algún miedo que te lo impide. Si no te apeteciera nunca se te habría planteado o aparecido.”

“Es tu vida. ¿Que vas a hacer con ella? ¿Cómo quieres vivirla?…”

Coherencia

 

La coherencia sin duda es una de los principales pilares fundamentales y es un gran desconocido para casi todos.

Si no hemos tenido un periodo de autoconocimiento, lo más normal es que por cultura y educación esta coherencia se vea afectada, al romper sin ser conscientes lo que sentimos, pensamos y finalmente hacemos.

“Si sientes rojo, piensas rojo, entonces haz rojo.” David Hawkins.

 

– Un caso sencillo, imagina un conflicto. Este te genera irá cuando lo piensas, no quieres actuar con irá pero sin darte cuenta actúas con irá.

Esto te causa un conflicto, no estas a gusto lo sucedido, tu conciencia te hace arrepentirte.

– Un caso más elaborado, imagina un suceso, conoces a una chica o chico que te atrae y quieres intimar con él o ella, pero tienes una relación. Si lo piensas, te disgusta porque si sucediera al contrario no te gustaría para ti.

Aun así decides intimar con el, lo que te hará sentir incomodidad, tú conciencia te molestara y tu mismo no te gustas porque has hecho cosas de las que no te sientes orgulloso.

En resumen no has guardado coherencia.

 

Da igual cual de los tres se vean afectados y cuantos a su vez. En cualquiera de los casos romperá la coherencia.

Dependiendo del grado de incoherencia si es 1 de 3, será menor conflicto y si son 2 de 3 será un conflicto más grave. Si no existe coherencia causara un conflicto proporcional al grado de incoherencia, ejemplos:

  • Si sientes que quieres hacer algo, piensas que quieres hacer algo, pero no lo haces.
  • Simplemente sientes que quieres hacer algo, piensas que no debes y no lo haces.

coherencia en sentir, pensar y hacer

Solución, intenta guardar coherencia de los tres elementos.

Los sentimientos y emociones tienen un plano muy instintivo y animal, mientras que nuestra mente puede tener una visión más cabal. Intenta ser la persona que quieres ser, tu yo ideal para mantener una integridad personal fuerte. Te hará tener seguridad y confianza en tus actos, amarte y de esa manera poder amar a los demás.

Si uno no tiene mucho amor, no le sobra mucho para dar a los demás.

2 comentarios en “¿ Qué hago con lo que siento y pienso ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *